↑ Volver a RECM

Imprimir esta Página

El Mercado Común del Sur (MERCOSUR)

El MERCOSUR, constituido en 1991 entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, se concibió inicialmente como un acuerdo entre Estados, con órganos decisorios integrados por los representantes de los poderes ejecutivos de cada Estado Parte (presidentes, cancilleres, y en los subgrupos de trabajo, los ministerios competentes). El contenido de los acuerdos iniciales era básicamente de naturaleza comercial, si bien se preveía la evolución hacia una unión aduanera imperfecta. En el marco de esta evolución y en el proceso de estos años, se han vivido diferentes cambios, se han asociado otros Estados. Al MERCOSUR lo integran en la actualidad: Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela. Cuenta ya con la firma de adhesión de Bolivia, y con una serie de países asociados, entre ellos: Chile, Colombia, Perú, Ecuador, Guayana y Surinam, estos dos incorporados en la Cumbre de Montevideo del pasado 11 de julio de 2013.

Volviendo a sus inicios, y a cómo se fue enriqueciendo dicho proceso de integración, vemos que fue en 1994, cuando se firmó el Protocolo de Ouro Preto, que se perfilaron las primeras instituciones dirigidas a reducir el déficit democrático del bloque regional: surgieron la Comisión Parlamentaria Conjunta (CPC) y el Foro Consultivo Económico-Social (FCES). El FCES es consultado por el Grupo Mercado Común (GMC) a iniciativa de este. Su composición denota una concepción tradicional de los agentes económicos y sociales: cada Sección Nacional está integrada por cuatro representantes de las cámaras empresariales, cuatro de las confederaciones sindicales y uno del Sector Diversos. La denominación de este último habla por sí sola, pero lo importante es que el espacio quedó abierto.

Inicialmente, por el temario y por la conformación de este órgano, se produjo el tipo tradicional de diálogo social bipartito, propio de las relaciones de trabajo dependiente. El Sector Diversos quedaba desierto, con excepción de países como Brasil, en los que las asociaciones de consumidores tenían una presencia activa. Luego, a partir de una acción realizada en la Sección uruguaya, donde la Confederación Uruguaya de Entidades Cooperativas (CUDECOOP) ejerce la titularidad del sector, se fue incorporando el movimiento cooperativo en todos los países. Evaluamos que esta participación del movimiento cooperativo en un área en la que se carecía de precedentes ha aportado algunos logros interesantes: conocimiento recíproco y mayor coordinación entre las confederaciones de los cuatro países, un vínculo más fuerte, una oportunidad de diálogo abierto y mayor visibilidad frente a los actores gubernamentales, sindicales y empresariales, que retroalimentan la acción gremial en el ámbito nacional, la coordinación del Sector Diversos, el seguimiento de acuerdos Unión Europea-MERCOSUR, y haber generado las condiciones para el nacimiento de la Reunión Especializada de Cooperativas del MERCOSUR por recomendación del FCES.

El GMC en tanto el órgano ejecutivo del MERCOSUR, puede si así lo considera pertinente, conformar Subgrupos de Trabajo y convocar Reuniones Especializadas, que luego le elevarán sus conclusiones, reflejando los acuerdos logrados en los temas de su competencia. Las Recomendaciones que se elaboran son adoptadas por consenso con la presencia de todos los Estados Parte. Recordemos que el GMC vela por el cumplimiento del Tratado de Asunción, sus Protocolos y acuerdos firmados en su marco; fija programas de trabajo; y negocia acuerdos con terceros países y organismos internacionales, en nombre del MERCOSUR.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.mercosur.coop/?page_id=427